Un Decálogo para un Matrimonio Feliz

Inevitablemente por nuestra naturaleza humana cometemos errores. Como hombre casado desde hace 29 años he cometido bastantes y con todo lo que he escuchado como consejero llenaría un libro con equivocaciones y conducta reprobable en el hogar.
5 Compartido
5
0
0

Dios ha escrito una carta de amor para sus hijos, dicha carta contiene las instrucciones para cada aspecto de nuestra vida. Para las parejas es como un manual del fabricante, esa carta de amor es la Biblia y basado en la palabra de Dios y mi experiencia pastoral, pretendo escribir diez mandamientos para los matrimonios. Antes de contemplarlos quiero dejarte en claro dos cosas: uno, tú esposo o esposa no es tu enemigo, y dos, la voluntad de Dios para tu matrimonio no es que se destruya.

1.- “El hombre dejará a su padre y a su madre”. Esto no quiere decir que debemos ignorar o dejar de honrar a nuestros padres, pero al casarnos las relaciones con los padres tienen que cambiar. He visto graves problemas provocados por la esposa, porque no deja de correr con su madre cada vez que hay un conflicto y al hombre que sufre “mamitis”, tienen que arrepentirse y dar el primer lugar a su esposa.

2.- “Se unirá a su mujer”. En el lenguaje original de Génesis, el vocabulario “se unirá” quiere decir “adherirse o pegarse”. La alianza de matrimonio es un pacto y debe de ser “hasta que la muerte los separe” y esto requiere de un compromiso firme delante de Dios.

3.- “Serán una sola carne”. Este punto habla de unidad e intimidad. Es dichosa la pareja que aprenda a complementarse y reconozca que ambos están en el mismo equipo y que no están en competencia.

4.- “No dejarán que el sol se ponga estando aún enojados”. Sigue siendo importante que los conyugues digan con frecuencia “te amo”, pero para que un matrimonio sea más duradero es importante decir de corazón “perdóname” y “te perdono”.

5.- “No tratarás de manipular la comunicación con silencio”.

6.- “No utilizarás el sexo como arma”. El sexo es una parte esencial para un buen matrimonio y en ningún momento podemos negar el deber conyugal para manipular o castigar a nuestra pareja.

7.- “No gritarás, excepto en caso de incendio o asalto”. La respuesta suave aplaca la ira, pero la palabra áspera hace subir el furor.

8.- “Serán prontos para oír, y tardos para hablar”. Escucha a tu compañero sin juzgar, ni criticar, ni interrumpir (aun cuando no estés de acuerdo).

9.- “Ajustarás a tus prioridades”. Haz a Jesucristo el centro de tu matrimonio y no a tu pareja, ya que tu esposo o esposa no puede satisfacer todas tus necesidades, el único que puede llenar el vacío en nuestro corazón es Dios. Para aquellos que andan en busca de una pareja, les doy un consejo, fíjate en alguien que ame a Dios por sobre todas las cosas, y créeme, serás feliz.

10.-“Amarás a tu pareja como a ti mismo”. El verdadero amor no tiene envidia, no busca lo suyo. El amor cubre multitud de faltas. Tenemos que aprender a controlar los celos, recuerda que “las muchas aguas no podrán apagar el amor ni lo ahogarán los ríos. El amor basado en la fe nunca dejará de ser”.

 

 

5 Compartido
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Donde no está el amor

No tenemos duda alguna de que el amor exista; tan es así que lo buscamos con vehemencia.

En algunas ocasiones menos se le encuentra con gran facilidad, y en otras tantas, esta búsqueda se prolonga hasta llegar a perecer una actividad absurda. Pero aún en estos casos seguimos buscándolo sin dejar de creer en él. Muy difícilmente podríamos dejar de creer en él, pues es un sentimiento que nos embarga y que no depende de nuestra voluntad.  

Ver más