¿Me puedo casar a través de internet?

¡Por supuesto que no! Por lo menos en nuestro país no es posible. No debemos olvidar que, conforme al Código Civil Federal y el de la Ciudad de México y otros Estados de la República Mexicana, el matrimonio es la unión libre de dos personas para realizar la comunidad de vida, en donde ambos se procuran respeto, igualdad y ayuda mutua. Debe celebrarse ante el Juez del Registro Civil y con las formalidades que estipula la legislación.
0 Compartido
0
0
0

Como es natural y debido a la importancia que reviste en el tejido social la institución del matrimonio, la primera formalidad es el consentimiento, el cual se otorga personalmente o por conducto de apoderado ante un Juez del Registro Civil. No obstante que se puede contraer matrimonio por poder, es indispensable que dicho poder se otorgue ante fedatario público y en el mismo se confiere el consentimiento expresamente para contraer matrimonio, con determinada persona.

Así mismo, se deben cumplir otras formalidades, ya que es preciso llenar un formulario que también contiene una manifestación de voluntad, en la que incluso se escoge el régimen patrimonial que decida la pareja respecto de los bienes que una vez casados, adquieran y además lleva la huella digital de los contrayentes por razones de identificación; se debe también entregar documentación que tiene que ver con la identidad, tal como actas de nacimiento, identificación oficial vigente, comprobante de domicilio, Clave Única de Registro de Población (Curp) y otros documentos en caso de contrayentes que sean divorciados, o extranjeros.

En la Ciudad de México por ejemplo, también se solicita que se tome un curso prenupcial, que tiene como propósito informar a los contrayentes de sus derechos y obligaciones, el cual deben atender de manera personal.

Además de que la legislación no prevé un mecanismo para contraer matrimonio por internet, es obvio que sería muy difícil que un Juez del Registro Civil, se pudiera cerciorar, vía internet, de la voluntad de las partes para realizar este acto, que es de suma importancia para la vida de las personas e incluso para la sociedad, porque se estima que es un suceso que normalmente tiene como propósito formar una familia y ésta se considera la célula de la sociedad.

No lo sé, posiblemente en un futuro, se pudieran implementar mecanismos para que se lleven a cabo matrimonios por internet, con absoluta certeza de la voluntad de los contrayentes, sin embargo, estimo que por la relevancia de esta institución, deben conservarse las solemnidades mínimas para su realización, como lo es, que los contrayentes en un mismo acto, acudan personalmente ante un funcionario investido de determinadas facultades, que además los informe de la trascendencia de lo que van a realizar y con absoluta libertad, otorguen su consentimiento, el cual, desde el momento en que se realiza, genera derechos y obligaciones para los cónyuges.

Me parece que permitir que se contraiga matrimonio por medio de internet, es tanto como pretender darle validez a un “casamiento” que se contrae en una kermesse.

No obstante todos los requisitos e información a la que tienen alcance los contrayentes, hay muchos divorcios y si se simplifica este acto, al grado de apretar un botón en una computadora, desde mi punto de vista, equivaldría a menospreciar la institución.

 

 

0 Compartido
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Infidelidad, causal para no heredar

En estos momentos se encuentra en la Asamblea del Distrito Federal, una ley o reforma al código civil que prevé la infidelidad, como daño moral, sea un impedimento para que una persona pueda o no pueda heredar los bienes de quien confirió este daño.

El código civil del Distrito Federal, considera como daño moral aquella afectación que tiene una persona en sus sentimientos, afectos, creencias, decoro, honor, reputación y vida privada, entre otros.

Ver más

Sobre la pensión alimenticia

Tenemos la idea de que la pensión alimenticia es una obligación que nace única y exclusivamente con el divorcio, cuando la verdad de las cosas es que dicha obligación la realizan las personas de manera diaria para mantener el hogar en que conviven.  Sin embargo, al momento de que las parejas se separan y a uno de los cónyuges se le reclama la continuación de dicha obligación se convierte en una verdadera molestia e incluso insulto, que no valoraron cuando la realizaban al momento de estar unidos.

Ver más

Guía para el Divorcio, Bienes y Pensiones.

En términos de la legislación aplicable en la Ciudad de México, Estado de México, entre otros, el divorcio es la figura jurídica que pone fin al matrimonio y que puede ser solicitado por ambos cónyuges en conjunto o por uno solo, sin necesidad de acreditar alguna causa pues bastará con la manifestación ante un juez del deseo de no continuar con el matrimonio, es decir, divorcio incausado.

Ver más